fbpx

Las redes, cuerdas de plástico y otros equipos utilizados para la pesca comercial o a pequeña escala son fáciles de perder de vista, se pierden o se abandonan en el océano. Estos artículos son considerados “redes fantasmas” y representan una amenaza significativa para la vida marina.

Las redes fantasmas contribuyen con 640.000 toneladas de residuos marinos cada año, aproximadamente el 10% de los residuos plásticos en el mar. La mayoría de estas redes están hechas de nylon u otros compuestos plásticos que permanecen en los océanos durante décadas, poniendo en peligro la vida marina y los ecosistemas a su alrededor.

Aunque estas redes de nylon son las tradicionales y más usadas por ser resistentes y rentables hay empresas como SEALIVE y Bureo que buscan soluciones que ayuden a combatir este grave problema de contaminación plástica.

SEALIVE se asoció con la ONG AKTI Project and Reserch Centre y con la consultora ambiental ISOTECH Ltd. para desarrollar redes biodegradables hechas de microalgas y otros materiales orgánicos. Redes que estarán siendo probadas durante los próximos 12 meses por pescadores locales en Chipre. Si esta aplicación piloto tiene éxito, el siguiente paso será la comercialización de las redes a gran escala.

Bureo, por otro lado, es una empresa que busca promover el concepto de economía circular con las redes fantasmas. Esta empresa funde los aparejos de pesca reciclados y los remodela para hacer pellets de plástico para luego ser utilizados en la producción de monopatines, gafas de sol y juguetes.

Aunque el problema aún no se ha resuelto, estos desarrollos industriales innovadores implican que el sector puede generar soluciones sostenibles.

 

Fuente: Redes fantasmas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Chatea conmigo 👋🏽