fbpx

En el país, según cifras del 2019 del Ministerio del Ambiente, se identificó que cada ecuatoriano consume cerca de 130 fundas al año para almacenar las compras. Debido al consumo excesivo de fundas plásticas se planteó un impuesto a los consumos especiales, establecido en la Ley Orgánica de Simplificación y Progresividad Tributaria.

Desde mayo del 2020 las fundas plásticas tipo camiseta o de acarreo gravan impuesto de $0,04; este impuesto es progresivo hasta llegar a $0,10 en el 2023.

El Estado recaudó $473.000 el año pasado, y en lo que va del 2021 ha recaudado $288.000, El SRI tenía una proyección calculada para este año de $6,24 millones, pero a penas va el 1% de los estimado.

 

Sin embargo, la baja recaudación es producto de la pandemia porque menor consumo equivale a menor uso de fundas plásticas; además, se considera que de a poco hay una concientización en el uso de recursos plásticos. “Las cadenas de supermercados están armando o haciendo campañas de concientización para que no utilicen fundas plásticas como cajeros especializados, venta de fundas reutilizables”, dijo Héctor Delgado.

 

De este impuesto a los consumos especiales por el uso de las fundas plásticas están exentas las que son para uso industrial, agrícola, agroindustrial, de exportación, para productos congelados y fundas plásticas que contengan como mínimo la adición del 50% de materia prima reciclada postconsumo.

 

Fuente: Impuesto a las fundas plásticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Chatea conmigo 👋🏽